Blog Noticias

¿EN QUE CONSISTE UNA FERULIZACIÓN DENTAL?

2018-11-02 08:58:030
¿EN QUE CONSISTE UNA FERULIZACIÓN DENTAL?

La ferulización dental es uno de los procedimientos más antiguos de la odontología. La ferulización más antigua encontrada fue una mandíbula humana de 500 años a.C. cuyos incisivos habían sido amarrados con una ligadura de hilos de oro.  

Este procedimiento consiste en la unión de dos o más dientes con la finalidad de aumentar la estabilidad y evitar la movilidad de estos dientes unidos. 

Existen varios tipos de férula, según su uso: 

  • Ferulización provisional. Se colocan durante un tiempo corto. 
  • Ferulización semipermanente. Su uso es largo, durante un tiempo concreto. 
  • Ferulización permanente. Se utiliza la ferulización para siempre. 

Los diseños y materiales usados para las férulas son muy variados, en general los más usados son: 

  • Ferulización con coronas dentales. Se prefiere en caso de ferulización de una arcada completa, en que las coronas están juntas entre si. 
  • Ferulización tipo Maryland. En qué se une la corona a los dientes de al lado. 
  • Ferulización con composite o con composite y alambre. 

La colocación de la ferulización dental convencional con composite y alambre comprende varios pasos: 

  • Profilaxis dental y eliminación de todos los agentes externos al diente. 
  • Aislamiento del campo que va a ser ferulizado. 
  • Conformación del alambre sobre las superficies dentales donde va a ser colocado. 
  • Condicionamiento de la superficie dental con ácido ortofosfórico al 37% durante 15 segundos. 
  • Aplicación de un adhesivo dentario en estas superficies. 
  • Colocación del alambre mediante resina compuesta (composite). 
  • Pulido final de la contención. 
  • Ajuste oclusal, removiendo cualquier interferencia oclusal. 

¿CUÁNDO ESTÁ INDICADA LA FERULIZACIÓN DENTAL?

La ferulización de los dientes está indicada en varios procesos de la odontología. 

La más conocida es la ferulización dental después de un tratamiento ortodóntico. Cuando se recibe un tratamiento ortodóntico los dientes se posicionan a un lugar definitivo y adecuado mediante un seguido de movimientos dentarios. Si estos no se ferulizan adecuadamente, tienden a volver a su estado natural anterior y, por lo tanto, se mueven hacia su origen. La ferulización en ortodoncia consiste en la colocación de un alambre por la parte lingual de los incisivos y caninos tanto superiores como inferiores. De este modo se conserva la posición final conseguida después del tratamiento ortodóntico. 

Otra indicación muy importante es la ferulización dental en periodoncia, para la estabilización de los dientes con periodonto comprometido y la reposición de los dientes. Existen dientes con una pérdida de soporte óseo muy importante. En estos casos, los dientes empiezan a presentar movilidad y, por lo tanto, pueden perderse en un futuro. La ferulización de los dientes con enfermedad periodontal avanzada y con movilidad representa una contribución sencilla pero que es muy valiosa para la conservación de los diente. Gracias a este procedimiento se recupera el confort masticatorio y hasta se mejora el autoestima de muchos pacientes.  

También se realiza la ferulización dental después de un traumatismo cuyo diente o dientes implicados hayan sufrido una luxación. En estos casos la ferulización se de tipo provisional, ya que solo se coloca durante un tiempo concreto hasta que el diente o dientes implicados vuelvan a recuperar su estado habitual.  

Otra indicación de la ferulización dental es la prequirúrgica. Se colocan una tipología de ferulización semipermanente en que todos los dientes se ferulizan para evitar sus movimientos. Esta indicación se opta antes de realizar una cirugía importante, por ejemplo en el caso de una cirugía ortognática (para corregir un problema de los huesos maxilares). 

Escrito por: Dirección   

¿CÓMO AFECTA A MI BOCA EL EMBARAZO?

2018-10-23 08:37:390
¿CÓMO AFECTA A MI BOCA EL EMBARAZO?

El embarazo es un momento de cambios: cambios en nuestra rutina diaria, cambios en nuestros planes de futuro y, sobre todo, cambios en nuestro cuerpo. Las diferentes fases por las que pasa el organismo a lo largo de los nueve meses de gestación provoca fluctuaciones hormonales que afectan desde al aspecto de nuestro pelo o piel, hasta a la salud de los dientes y encías. De hecho, y según los expertos, hasta un 70 por ciento de las embarazadas padece alguna forma de enfermedad gingival debida a la fluctuación de los niveles hormonales, que pueden hacer que las encías manifiesten mayor sensibilidad a la nociva placa dental.

La gingivitis, o el riesgo de padecerla, se convierte así en uno de los enemigos que combatir diariamente con el cepillo y pasta fluorada. Aunque no es el único: desgraciadamente para las futuras mamás –especialmente las más golosas-, durante el embarazo también aumenta el riesgo de desarrollar caries, debido en gran parte a los ácidos producidos por los vómitos propios de los primeros meses, y al mayor consumo de ‘chuches’, chocolate u otros snacks cargados de azúcares que a veces se dan con los clásicos ‘antojos’.

Notar las encías sensibles, hinchadas o enrojecidas, sangrar al cepillarse los dientes, o la imposibilidad de eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca, son algunos de los síntomas más frecuentes, que te ayudarán a ponerte en sobreaviso y acudir al dentista a tiempo. Durante estos meses es importante prestar especial atención al cepillado: cepíllate minuciosamente los dientes al menos dos veces al día, dedicándole un mínimo de dos minutos cada vez para eliminar la placa, y utiliza un cepillo con filamentos suaves además de seda interdental. En lo que respecta a la pasta, apuesta por las que incorporan flúor para prevenir la formación de caries, especialmente si son de acción prolongada, ya que se adhieren a los dientes y siguen actuando después del cepillado.

Escrito por: Dirección   

BRUXISMO

2018-10-23 08:25:130
BRUXISMO

El rechinar o apretar los dientes se denomina bruxismo. Es un trastorno inconsciente en la mayoría de las personas que lo sufren. Este problema es muy habitual en los niños debido a que los diente les crecen con cierta rapidez y mientras se recoloca la dentición pueden rozar y causar el molesto ruido característico. Sin embargo, si el problema persiste en la infancia o bien durante la edad adulta puede llegar a causar problemas graves.

Para poder eliminar o reducir el bruxismo lo importante es conocer el origen o la causa que lo produce.

  • Trastornos de ansiedad o estrés: suele ser la causa más común. Los problemas vividos que se acumulan al llegar la noche, enfrentarnos a situaciones que nos producen ansiedad pueden provocan tensión en las mandíbulas y la consiguiente fricción. Evitar todas las fuentes de estrés es complicado pero podemos aprender a manejarlas.
  • Trastornos en la boca: una mordida que no encaja a la perfección, la falta de un diente que provoca el movimiento de los demás o la rotura de algún diente que fricciona con otro son problemas que pueden inducir al bruxismo. Lo mejor es acudir al dentista para que pueda realizar un estudio de las afecciones y establezca el mejor tratamiento.
  • Trastornos del sueño: los trastornos del sueño pueden originar que la calidad del mismo no sea la correcta y produzca tensión en la mandíbula.
  • Tabaco, cafeína y alcohol: según un estudio publicado en el Journal of the American Dental Association1en 2016, las personas que consumen de forma regular tabaco, cafeína y alcohol tienen el doble de probabilidad de sufrir bruxismo.

¿Cómo evitar el bruxismo?

El bruxismo o rechinar de los dientes es un trastorno inconsciente. La persona que sufre este problema no lo hace de manera intencional. El bruxismo puede ser diurno o nocturno, aunque el más común es este último.
Para poder establecer unas pautas para evitar el bruxismo lo primero es averiguar las causas del trastorno. Estas pueden ser estrés, ansiedad, desordenes del sueño, una mordida anormal o dientes torcidos o que faltan. Atajando el origen el bruxismo podrá desaparecer.

En cualquier caso y mientras desaparece el origen lo mejor es poner remedios para evitar males mayores. Si el bruxismo es diurno intentaremos de manera consciente no apretar los dientes ni rechinarlos. Si esto no fuera posible se puede utilizar una férula de descarga.

El bruxismo nocturno es más complicado de controlar conscientemente. Por ello, la recomendación es usar férulas de descarga para evitar que los dientes puedan rozarse y producir los molestos ruidos o bien erosionarse.

Síntomas del bruxismo

Cuando se sufre bruxismo, los dientes se aprietan sobre los músculos, los tejidos u otras estructuras de la mandíbula. Los síntomas relacionados con el bruxismo o rechinar de los dientes incluye las siguientes manifestaciones:

  • Dolor de dientes, mandíbula, cabeza y cuello: la presión ejercida sobre la zona genera una tensión en los alrededores que provoca inflamación y dolor. En ocasiones este dolor alcanza a los oídos.
  • Desgaste de los dientes, fractura de los dientes o rotura del esmalte: apretar de forma continua sobre la misma zona debilita los dientes produciendo lesiones con graves consecuencias.
  • Sensibilidad muscular y dental: especialmente por las mañanas. La sensibilidad a la temperatura de los alimentos o líquidos es habitual cuando se producen lesiones en los dientes o bien sensibilidad al masticar.
  • Cambio en la mordida: es frecuente que la presión continua ejercida en la mandíbula pueda modificar la mordida.
  • Insomnio: la tensión o presión que la mandíbula sufre provoca que la calidad del sueño no sea correcto o incluso muy malo.
  • Problemas cervicales: la presión fuerte en la zona de la mandíbula puede producir contracturas cervicales debido a la proximidad y como consecuencia mareos o vértigos.

Consecuencias del bruxismo

Aunque algunas personas no presentan síntomas, el bruxismo puede llegar a causar:  

  • Dolor mandibular y de oído.
  • Problemas en la articulación temporomandibular.
  • Dolor de cabeza.
  • Ansiedad.
  • Tensión.
  • Sensibilidad dental al frío, al calor y a los alimentos dulces.
  • Insomnio.

Bruxismo ¿cómo se cura?

El bruxismo es un problema que sufren muchas personas y algunas nos son conscientes de ello. Si no se trata a tiempo puede provocar dolor de mandíbulas, de cabeza; y dientes rotos, desgastados o con el esmalte quebrado.

Para curar el bruxismo es importante dirigirse al origen del problema y establecer un tratamiento:

  • Estrés o ansiedad: suele ser la causa más común. Para evitar el estrés se pueden realizar sesiones de relajación o cambiar de hábitos de vida. Si esto no funciona el médico podrá recomendar algún tipo de fármaco relajante.
  • Desordenes del sueño: lo mejor es acudir al médico que realice un estudio para averiguar el origen y establecer el tratamiento más adecuado.
  • Mordida anormal o dientes defectuosos: el dentista estudiará la situación particular de cada paciente y adoptará el tratamiento más adecuado.

Una vez establecido el origen, el objetivo es reducir la molestia de los síntomas y evitar consecuencias más graves. Para el dolor, el médico o dentista prescribirá el uso de un analgésico, antiinflamatorio o relajante muscular. Para el desgaste o erosión de los dientes el profesional recomendará utilizar una férula de descarga que evite que el daño a los dientes siga avanzando y desaparezca el ruido al rechinar. Así como, que los músculos de la mandíbula se relajen y disminuya el dolor. Existen diferentes tipos de férulas de descarga por lo que es importante que tu dentista te recomiende la opción más adecuada para tus necesidades.

Tratamientos integrales contra el bruxismo

Otros tratamientos que llevamos a cabo en nuestra clínica para disminuir este hábito y prevenir daños en los dientes, maxilares, articulaciones y músculos son el tallado selectivo de los dientes, la ortodoncia y la reposición de las coronas dentales ausentes o deterioradas mediante prótesis.

La fisioterapia (ejercicios personalizados, tratamiento con calor, masajes...) y otras disciplinas, como varios enfoques psico-terapéuticos, también contribuyen a eliminar los síntomas del bruxismo.

Escrito por: Dirección   

LA LENGUA Y SUS PATOLOGÍAS

2018-10-09 10:48:170
LA LENGUA Y SUS PATOLOGÍAS

¿Conoces alguna patología o complicación que perjudique a nuestra salud oral? Existen diferentes patologías y complicaciones que perjudican nuestra salud bucal. La lengua es órgano de los más olvidadas de nuestra boca y sin embargo uno de los más importantes. En su tono, tamaño, tacto o aparición de dolor inusual se manifiestan mucho de los problemas de salud actuales. Es una de las alertas naturales de nuestro cuerpo. Además a través de ella podemos detectar incluso patologías que afectan a nuestro cuerpo en general.

Fijando nuestro punto de mira en la lengua podemos observar la existencia de siete patologías destacables.Leucoplasia vellosa, escarlatina, candidiasis oral, glositis, lengua geográfica, síndrome de Kawasaki y liquen plano oral.

     Patologías

  • Leucoplasia Vellosa, esta patología es uno de los primeros síntomas ante una infección de VIH. Aunque también puede darse en pacientes con un sistema inmunológico débil o tras un trasplante de médula ósea. Se manifiesta con la aparición de manchas blancas y vellosas en la zona lateral de la lengua.
  • Escarlatina, un color rojizo en la lengua y la aparición de fiebre serán las alertas de que algo no está yendo bien. Se deberá acudir de manera inmediata al médico y el tratamiento para esta patología deberá ir acompañado de antibiótico y afectará tanto a niños como a adultos.
  • Candidiasis oral, en este caso se puede manifestar con manchas blancas, y es causado por una infección de hongos. Se debe en su mayoría por un sistema inmunológico debilitado, y puede desembocar en riesgos perjudiciales para nuestro cuerpo en general en caso de no seguir el tratamiento indicado.
  • Glositis, se manifiesta por el cambio de color de la lengua, acompañado de una sensación de ardor e hinchazón. Se debe a una irritación causada por una infección bacteriana, viral o quemaduras que generan un trastorno inflamatorio.
  • Lengua geográfica, se generan en la lengua una serie de manchas irregulares que se asemejan a las de un mapa (de ahí su nombre). Se recomiendan enjuagues bucales con esteoides o un gel antihistamínico para aliviar las molestias.
  • Síndrome de Kawasaki,  puede provocar lo que se conoce como lengua de fresa, y es un trastorno que afecta especialmente a los vasos sanguíneos. Suele darse en niños menores de 5 años y va acompañado de fiebre alta, hinchazón de manos y pies y enrojecimiento de la lengua.
  • Liquen plano oral, se detecta con la aparición de líneas blancas a modo de erupción. El mejor tratamiento es una buena higiene, y es más común en niños.

Escrito por: Dirección   
Copyrights ©2015: Clínica Dental Novo Camposoto || #Dra. Bernal || Aviso Legal || by Axystem